El INE ha publicado esta semana los últimos datos relativos a las adquisiciones de nacionalidad de residentes procedentes de otros países, correspondientes a 2017. La estadística sigue mostrando un acusado descenso, con un 55,9% menos que el año anterior.

Comparando con la población extranjera residente al inicio del año 2017, las mayores intensidades del fenómeno de adquisición de nacionalidad se dieron en las comunidades autónomas de País Vasco (el 2,7% de los extranjeros adquirió la nacionalidad española), Comunidad de Madrid (2,6%) y Cataluña (2,0%).

La nacionalidad de origen más frecuente entre las personas que adquirieron la nacionalidad
española en Bizkaia en 2017 fue la de Bolivia, con 378 casos, seguida de la de Marruecos, con 158 casos.

La nacionalidad por residencia exige la residencia de la persona en España durante 10 años de forma legal, continuada e inmediatamente anterior a la petición. Por su parte, la nacionalidad por opción es un beneficio que la legislación ofrece a las personas extranjeras menores de edad que estén o hayan estado sujetos a la patria potestad de un español, o personas cuyo padre o madre hubiera sido español y hubiera nacido en España.